Los Cinco Hábitos más Importantes para Tener Éxito

hábitos para el éxito

Los Cinco Hábitos más Importantes para Tener Éxito

1270 844 ProactiveLife

Los hábitos son la mejor prueba no solo del estilo de vida de una persona sino también del nivel de la misma. Las personas que han llegado donde otros sólo soñarían llegar, quienes han alcanzado el éxito en algún ámbito de su vida comparten una serie de características y también hábitos que les han permitido llegar mucho más lejos que la mayoría.

La manera más eficaz de llegar donde otros han llegado primero es seguir sus pasos, es decir, repetir el proceso que les llevó hasta allí. En ocasiones nos encontramos con individuos con unas habilidades innatas fuera de lo común y eso hace imposible repetir dicho proceso, casos como Rafael Nadal, Ellon Musk, Larry Page o Michel Phelps, entro otros muchos. Es imposible llegar a conseguir lo que ellos han conseguido por muchas horas que se dediquen.

Lo que sí es posible repetir son los logros de infinidad de personas que han alcanzado el éxito no por sus habilidades superiores innatas, sino por su esfuerzo, su mentalidad, su metodología y su capacidad de mantener hábitos positivos. La mejor manera de alcanzar esas metas consiste en establecer los mismos hábitos que han ayudado a esas personas a obtener sus logros.

En un artículo anterior ya traté el tema de la importancia de los hábitos y cómo crearlos, a continuación tienes en el enlace por si deseas consultarlo:
https://www.proactivelife.es/poder-habito/

En este artículo vas a aprender los 5 hábitos más importantes para poder tener éxito y que a su vez son la principal diferencia entre quienes lo logran y quienes no, pero antes de leerlos recuerda lo más importante: pensar en un hábito no cambia nada, llevarlo a cabo sí.

1 Sé proactivo

Este es el primer hábito que menciona Stephen Covey en su famoso libro los 7 hábitos de la gente altamente efectiva, libro esencial en el ámbito de la mejora personal, y bajo mi punto de vista el más importante.

¿Alguna vez te has fijado la inmensa mayoría de los personajes de las películas que tienen mucho dinero o poder poseen un elevado poder de autocontrol? Aunque algunos personajes de películas como Wall Street o marging call son personas cuya moralidad deja bastante que desear también poseen una elevada capacidad de controlar sus emociones y con ello sus acciones. Son capaces de permanecer casi impasibles ante situaciones donde otras personas perderían los nervios o directamente se hundirían.

Esta es una característica fundamental de las personas con éxito, se ven capaces de cambiar sus circunstancias y no se sienten víctimas de las mismas. Su elevado nivel de autoestima también les permita reaccionar de una manera calmada ante situaciones difíciles ya que piensan que de una u otra manera la situación mejorará.

Esa capacidad de no actuar de un modo reactivo ante las situaciones les permite mantenerse firmes y crear hábitos que les lleven hacia sus objetivos independientemente de sus circunstancias.

¿Cuándo fue la última vez que tuviste un día perfecto donde todo salió bien? ¿Cuántas veces te ha ocurrido? Las emociones, especialmente las negativas, actúan en muchas ocasiones como un agujero negro que absorbe cualquier atisbo de cambio o mejora. La ansiedad, el estrés, la ira, la frustración o la negatividad son los mayores enemigos de la productividad y la constancia.

Lo cierto es que si esperas a que todo te vaya bien, a que todo tu alrededor esté como a ti te gustaría para empezar a hacer un nuevo proyecto o empezar un nuevo hábito lo más habitual es que no llegues nunca a nada. Los días perfectos y las circunstancias perfectas no existen, pero la capacidad de avanzar independientemente de las circunstancias y de tener autocontrol para no verse demasiado afectado por el entorno son dos cualidades que puedes adquirir.

Si quieres mejorar en este aspecto y empezar a ser más proactivo empieza por ser consciente de tus reacciones, aprende a guiarte por tus objetivos y tus metas y limita el impacto emocional de tu entorno sobre ti mismo y tus acciones.

La meditación es una de las mejores maneras de calmar el sistema límbico (el centro de las emociones en el cerebro) y poder tener más activas otras zonas relacionadas con el control emocional, la motivación o los objetivos, como es el caso del lóbulo frontal. Practicar diariamente con técnicas de respiración y relajación es otra de las mejores maneras de elevar la capacidad de controlar las emociones.

Lo más importante de este apartado es que seas consciente de que si te dejas arrastrar por tus circunstancias y tus emociones o pensamientos negativos te será casi imposible crear hábitos que te permitan lograr objetivos y mejorar tu vida.

Tu guía debe ser la idea que tienes sobre la vida que te gustaría tener y debes centrarte en esa idea hasta conseguir que se haga realidad.

Cualquier distracción u obstáculo que te aleje de ello durante mucho tiempo acabará siendo insalvable. Si te dejas arrastrar por las circunstancias o por los pensamientos negativos nunca podrás ser productivo de una manera constante. Aprende a ser proactivo, a seguir tu camino aunque tus circunstancias no sean favorables y no permitas que tu entorno te impida seguir avanzando. Si logras adoptar este hábito habrás logrado el paso más importante para realmente tener éxito en cualquier aspecto de tu vida en el que te lo propongas.

 

2 Mantén niveles elevados de energía

En el libro el poder del pleno compromiso Jim Loehr y Tony Schwartz hablan sobre la importancia de la energía y la necesidad de centrarse en saber administrar ésta y no tanto el tiempo. La energía nos permite llevar a cabo acciones y en definitiva trasladar nuestras ideas de la mente al plano físico.

Cuando una persona posee niveles elevados de energía le resultará mucho más sencillo ser productivo y llevar a cabo aquellas acciones que son verdaderamente importantes. Tus niveles de energía diarios están jugando un papel muy importante en tu vida, aunque como esto no aparece en televisión o en las redes sociales muy pocas personas le prestan importancia. La motivación es muy importante en la productividad pero la energía es el combustible que la alimenta.

Loehr y Schwartz hablan de 4 fuentes de energía: Física, emocional, mental y espiritual. Estás cuatro fuentes están interrelacionadas y para poder rendir a un buen nivel y poder sentirte sano y feliz debes lograr poseer un elevado nivel en cada una de ellas:

Física

¿Qué es?

Esta energía se refiere a tu cuerpo. Aspectos como tu nivel de grasa corporal, el ejercicio que realizas semanalmente o el tiempo que dedicas a descansar y a dormir son algunos de los más importantes.

¿Cómo aumentarla?

1.- Haz ejercicio físico con regularidad (Desde estiramientos, salir a caminar o hacer algún deporte, hasta ejercicios de alta intensidad)

2.- Sigue una dieta equilibrada. Contrata a un nutricionista o estructura tú mism@ una dieta acorde a tus necesidades. Empieza por tener la dieta por escrito. Empieza poco a poco a comer de manera habitual alimentos sanos y nutritivos. También es recomendable emplear de vez en cuando algún complemento que pueda ayudar a mantener los niveles óptimos de magnesio y zinc.

3.- Duerme y descansa. Debes respetar las horas de sueño. No utilices ningún aparato electrónico desde 2 horas antes de acostarte, si lo debes usar que tenga protector de luz azul. Al acostarte piensa en tus objetivos y en cómo te gustaría que fuese tu vida, céntrate en aspectos positivos y haz algún ejercicio de respiración y relajación. Emplea también pequeños momentos durante el día para descansar y desconectar.

4.- Hidratate. A este apartado no se le presta demasiada atención pero la hidratación es fundamental para la salud. Cuando sientes sed es que el cuerpo no tiene el nivel de agua suficiente, debes tener un botella cerca siempre que puedas y beber pequeñas cantidades durante el día hasta ingerir unos 2 litros diarios. Acostúmbrate a ingerir principalmente agua y reduce los refrescos o bebidas alcohólicas.

Emocional

¿Qué es?

Este apartado se refiere a tus emociones. Las emociones negativas dañan tu capacidad de actuar y no solo eso, también están afectando negativamente a tu cuerpo por ejemplo al elevar los niveles de la hormona cortisol en respuesta al estrés.  Sentir emociones positivas por el contrario hace a uno sentirse motivado y con ganas de avanzar, de empezar nuevos proyectos o de marcarse nuevos objetivos.

¿Cómo aumentarla?

1.- Medita. Si has leído algunos de mis artículos estarás cansado de oírlo, pero no voy a parar hasta que lo hagas.

2.- Conecta. La idea de pertenencia a un grupo es enormemente beneficiosa para nuestro organismo y bienestar. Queda de vez en cuando con tus amigos, dedica mas tiempo a hablar con tu pareja e intenta conectar con ella aun nivel más profundo, más emocional. Vete a cenar con algún familiar de vez en cuando. Empieza a hacer un deporte en equipo. Si tu círculo social es reducido amplíalo inscribiéndote en cursos, actividades deportivas o visitando sitios donde puedas conocer nuevas personas.

3.- Dedica tiempo a tus hobbies. Ya sea ver películas, salir con tus amigos, leer o cualquier cosa que te haga sentirte bien y poder dedicar tiempo a ti mism@.

  4.- Céntrate en el momento. Para esto es fundamental prestar atención a los estímulos sensoriales. Céntrate en sentir como sabe la comida, en sentir el agua de la ducha, la piel de tu pareja o simplemente en lo que estás viendo. Date un masaje y haz deporte para que tu cuerpo se centre en tus sentidos y deje un poco de lado tus pensamientos. Si quieres centrarte en este aspecto puedes leer el poder del ahora de Eckhart Tolle.

Mental

¿Qué es?

Este apartado se centra en la capacidad de concentrarse. La memoria, la atención y la creatividad también están incluidas en esta energía.

¿Cómo Aumentarla?

1.- Haz ejercicios mentales. Puedes hacer algo tan sencillo como intentar recordar números grandes o usar alguna aplicación para el ejercicio mental como Lumosity.

2.- Estimula tu mente. Obliga a tu mente a pensar, ¿cómo puedo mejorar esta situación?, ¿qué alternativas tengo?… planteate preguntas para que tu mente se acostumbre a estar activa de manera positiva. También es buena idea hacer algo nuevo como aprender un idioma o un instrumento.

3.- La meditación, la alimentación y el deporte también son muy importantes en este apartado.

4.- Minimiza tu vida. Céntrate en lo importante. No prestes demasiada atención a las distracciones o molestias diarias sin importancia o acabarán por distraerte de lo que es verdaderamente importante. Céntrate en lo que es importante en tu vida y a lo demás no le dediques demasiado tiempo.

Espiritual

¿Qué es?

Esto no se refiere en absoluto a ningún aspecto religioso sino a algo más allá de lo físico. Hace referencia a los valores y la idea de poder aportar algo más a nuestro entorno que el hecho de satisfacer nuestras propias necesidades.

¿Cómo Aumentarla?

1.- Empieza a llevar a cabo acciones para ser compasivo. Empieza por lo que tienes más cerca, tus hijos, tu pareja, intenta hacer su vida más fácil, hacerles más felices y darles tu tiempo, tu compañía y tu cariño sin esperar nada a cambio. Sé generoso con las personas de tú alrededor e intenta crear un entorno mejor para quienes te conocen. Si has tratado a alguna persona de manera injusta nunca es tarde para corregir ese error.

Esta actitud nunca la emplees con persona con rasgos narcisistas o tóxicos. Lo único que conseguirás es empeorar la situación, la única manera de tratar con estos individuos es alejarse lo máximo posible y mantener la distancia y barreras firmes.

2.- Busca en internet una lista con valores y marca los cinco más importantes para ti. Ahora analiza cómo los estás aplicando en tu día a día y cómo te están condicionando. Tal vez debería plantearte cambiar alguna de tus prioridades.

 

3 Aprovecha el tiempo

Este es otro hábito que todas las personas que han tenido éxito comparten. Pregúntale a un deportista profesional cuánto tiempo pasa entrenando, especialmente en deportes individuales, o a un notario cuántas horas dedicó a preparar la oposición o a cualquier empresario cuánto tiempo dedica a sus negocios. Una persona generalmente dedica 8 horas diarias a su trabajo, si la sumas todas hazte una idea de las horas que has dedicado en tu vida a ese ámbito.

Para lograr algo, sea algo pequeño o un gran logro, hay que dedicarle tiempo. Generalmente cuanto más difícil más tiempo hay que dedicar aunque no siempre es así. Lo cierto es que para lograr algo primero hay que saber qué es lo que quieres y después dedicar tiempo a conseguirlo, así de simple. No hay trucos mágicos ni fórmulas mágicas para tener mucho dinero, la pareja ideal o un cuerpo diez. Todo implica la voluntad de lograrlo, un plan para hacerlo y dedicación casi absoluta hasta alcanzarlo.

El modo en que la gente consigue algo importante siempre es muy parecido, la capacidad de creer en uno mismo, de dedicar mucho tiempo, de vencer las adversidades y de seguir avanzando a toda costa es la verdadera diferencia entre las personas.

El tiempo es nuestro bien más preciado, mucha gente no lo ve así, pero es algo que nunca podemos recuperar. Marcel Proust tituló a su novela más famosa en busca del tiempo perdido pero lo cierto es que eso, al igual que ocurría en la novela, solamente puede ser un ejercicio de memoria, de revivir una y otra vez el pasado, por mucho que sea el detallismo con el que se describa.

Para lograr objetivos, para cambiar, para mejorar tu vida, debes decir adiós a tu pasado. Tu presente y tu futuro son ahora tu vida. Céntrate en construir hoy el futuro que quieres disfrutar mañana. No se trata de ser productivo todo el tiempo, si has leído el artículo lo habrás visto, sino de saber evitar distracciones inútiles y muchas veces contraproducentes.

Si quieres lograr algo importante en tu vida tienes que pasar la mayor parte del tiempo centrado en esa tarea, primero definiendo claramente tu meta, después trazando un plan de acción y finalmente ejecutando ese plan. Para llevar a cabo la última parte necesitas dedicar tiempo a ejecutar ese plan, cuanto más distracciones y menos productivo seas más difícil será para tu mente creer en ti mismo y mantenerte motivado.

 

4 Escribe tus objetivos

Thomas Corley en su libro rich habits refleja los hábitos diarios más habituales de los ricos. Marcarse objetivos y crear listas de tareas se encuentran entre los principales.

Hay algo diferente entre pensar en algo y verlo reflejado en un papel. Un porcentaje casi total de las personas con mucho poder adquisitivo se marcan objetivos a corto, medio y largo plazo. De hecho esa es una de las principales diferencias entre las personas que tienen mucho dinero y quienes no lo tienen. Los primeros se marcan constantemente nuevas metas mientras los segundos se limitan a vivir de manera rutinaria sin llevar a cabo una reflexión seria sobre su vida.

No solo es importante marcarse objetivos, sino definir un plan de acción claro y dividirlo en acciones. Crear listas con acciones diarias es fundamental, tu cerebro debe percibir al menos un estímulo externo que le recuerde al objetivo, incluso si solamente es el verlo escrito. Como decía Napoleon Hill en piense y hágase rico, debes repetir tu objetivo una y otra vez en tu mente hasta que lo interiorices y tu cerebro lo acepte. Entonces empezarás a trabajar para alcanzarlo.

Simplemente escribiendo en una agenda o en una aplicación del móvil algunas acciones diarias que pueden mejorar un poco tu vida es suficiente. Empieza por algo pequeño para entrenar tu autodisciplina. Cuando empieces a verte capaz de hacer todo lo que escribes márcate un objetivo a largo plazo y las acciones para lograrlo.

 

5 Rodéate  de estímulos positivos

El más importante sin duda es la información. Es imposible que tengas todos los conocimientos o puntos de vista sobre un tema. Por eso es fundamental introducir en tu mente nuevas maneras de pensar, nuevos conocimientos, nuevas ideas y nuevas perspectivas. Si te rodeas de estímulos positivos y conocimientos relacionados con tus objetivos tu mente empezará a ver más viable la meta y te ayudará a conseguirla. Si por el contrario no consigues centrarte en él tu mente pensará que no es algo prioritario y te resultará mucho más difícil ser productivo.

Como hemos visto antes las emociones y pensamientos positivos son fundamentales. Aquí es donde juega un papel fundamental la gente con quien te relacionas. Si en tu vida hay gente dañina, tóxica o como quieras llamarles es casi imposible sentirse bien de manera habitual. Si esa persona es tu pareja entonces es sencillamente imposible.

Debes rodearte de gente sana y positiva, gente que sepa valorarte y que te lleve la contraria si es necesario, pero nunca a base de menospreciarte o dañarte emocionalmente. Limpia tu vida de gente tóxica y vigila a quien permites entrar en tu vida. Recuerda que las personas más dañinas suelen hacerse pasar al principio como las más cariñosas, atentas, empáticas y comprensivas. Solo cuando la máscara de sanidad se desvanece es posible ver la deformidad de su mente reflejada en su comportamiento, pero en ese momento ya suele ser tarde.

Piensa en los estímulos diarios en relación a tu cerebro como el oxígeno que entra en tus pulmones. Cuanto más limpio, más puro y menos contaminado esté, más sanos estarán tus pulmones. El cerebro no es diferente en este aspecto, cuanto más positivos sean los estímulos que recibes más emociones positivas tendrás y con ello más capacidad de avanzar hacia donde te propongas.

 

 

Bibliografía:

El Origen de la felicidad

Los 7 hábitos de la gente altamente efectiva

El poder del pleno compromiso (Edición en Inglés)

Piense y hágase rico

Rich Habits (Inglés)