5 Maneras de Aumentar Mantener la Motivación

Featured Video Play Icon

5 Maneras de Aumentar Mantener la Motivación

875 499 ProactiveLife

En ciertos momentos de nuestra vida a todos nosotros nos resulta más difícil llevar a cabo acciones o hábitos a pesar de saber que mejorarían nuestra vida considerablemente. Perder peso, ganar más dinero o encontrar una pareja son algunos de los principales objetivos que la mayoría de las personas han tenido un su mente en algún momento. Las ideas son el origen de todo cambio pero por muy buenas que sean no dejarán de ser algo etéreo e inútil si no llegan a transformarse en acciones.

La capacidad de transformar una idea en una acción es el mayor poder que posee cualquier persona. Ser capaz de hacer lo que otros no se atreven, la fuerza para actuar ante las circunstancias más adversas o la capacidad de perseverar ante los fracasos temporales son, sin ningún género de duda, tres ingredientes básicos para lograr grandes objetivos en cualquier ámbito de la vida.

Tipos de motivación

Cuando hablamos de convertir una idea o un objetivo en algo real, algo tangible, debemos hacer referencia necesariamente a la motivación. La motivación es la fuerza que mueve al individuo a realizar acciones, a cambiar su vida. Dentro de la motivación encontramos dos tipos, intrínseca y extrínseca.

La motivación intrínseca parte del interior de cada uno y se basa en llevar a cabo acciones o comportamientos porque son satisfactorias y gratificantes en sí mismas y se realizan sin esperar una recompensa externa. Empezar un hobby, leer un libro o ir a hacer deporte con unos amigos son algunos de los ejemplos de este tipo de motivación.

La motivación extrínseca, a diferencia de la intrínseca, condiciona el comportamiento o acción a la búsqueda de la recompensa externa. En esta categoría encontramos por ejemplo las medallas o los trofeos en los deportes, un aumento de sueldo en el trabajo o conseguir buenas notas en el colegio. Esta motivación también se puede dar en contextos donde se busca evitar un castigo o una situación negativa como puede ser perder un trabajo o una ruptura sentimental.

Entender la diferencia es fundamental a la hora de trabajar a nivel personal. Es indudable que no todas las acciones que realizamos en la vida van a partir de una motivación intrínseca, de hecho gran parte de las acciones que pueden mejorar nuestra vida no suelen resultar demasiado placenteras. ¿Cuántas personas irían a trabajar si no cobraran un sueldo, cuántos comerían verduras y vegetales en lugar de alimentos más calóricos si resultasen igual de beneficiosos para el organismo o cuántos empezarían un negocio si no fuesen a obtener un beneficio económico? La respuesta es evidente, de ahí la importancia de conocer y trabajar con ambos tipos de motivación.

El cerebro y la motivación

Cuando una persona siente una motivación intrínseca realmente no resulta necesario buscar recompensas a fin de prolongar las acciones y hábitos, de hecho diversos estudios han demostrado que puede llegar a ser contraproducente. El problema radica cuando una persona es incapaz de empezar acciones muy positivas para sí mismo/a porque a nivel cognitivo su cerebro no le transmite demasiado placer al hacer la acción, es decir, su cerebro no siente que sea capaz de lograr el objetivo y por lo tanto no llega a sentir el beneficio del mismo. En otras ocasiones el dolor es intenso pero ante la imposibilidad de eliminarlo el cerebro opta por limitarlo, lo que también es un considerable obstáculo para llevar a cabo cualquier cambio y por lo tanto lograr algún progreso.

Un ejemplo de esto podría ser una persona que odia su trabajo o que le genera unos niveles muy elevados de estrés. Seguramente esta persona podría compaginar su trabajo con la búsqueda activa de empleo en otra empresa pero generalmente la mayoría aceptará el malestar como algo normal y se limitará a buscar distracciones en su día a día para sobrellevarlo. Desgraciadamente hay casos mucho más graves que este ya que al menos esta persona tiene trabajo.

En ocasiones mucha gente se encuentra estancada en una situación porque su propio cerebro le lleva a pensar que dicha situación no se puede cambiar o no puede mejorar con independencia de las acciones que lleve a cabo. Esta situación lleva a muchas personas a un dolor y una situación extrema ya que no sienten que su vida pueda cambiar y el dolor que sienten lo ven como un compañero de viaje que no les abandonará. Es entonces cuando cesan cualquier actividad y se encuentran estancados.

Las rupturas sentimentales son un claro ejemplo ya que en ocasiones el cerebro crea pensamientos del tipo “no puedo vivir sin esa persona” o “no volveré a ser feliz”. La persona, ante la falsa idea de ser incapaz de sentir placer con una vida fuera de la pareja, se sumerge en un malestar y dolor permanentes que desgraciadamente en algunos casos acaban derivando en profundas y dolorosas depresiones. La motivación para avanzar en la vida para esta persona es nula ya que el dolor que siente junto con los mensajes erróneos que su cerebro le envía hacen que se sienta indefenso o indefensa e incapaz de salir de esa situación.

Lo cierto es que si tu cerebro no te permite sentir los beneficios de las acciones que emprendes va a resultar muy difícil ponerlas en práctica. ¿Por qué tantas personas pierden peso y mejoran su imagen cuando rompen una relación? Simplemente porque en la relación no sienten tanta motivación extrínseca para mejorar su imagen, si su pareja es un buen compañero o compañera no les va abandonar por aumentar su peso, sin embargo ese aspecto sí puede disminuir las posibilidades de resultar atractivo o atractiva para otras personas que no les conocen.

Cómo usar la motivación para cambiar

Si te encuentras en una situación donde te resulta difícil motivarte debes necesariamente recurrir a la motivación extrínseca o modificar la acción para que resulte más placentera. En las sesiones individuales, mis clientes y yo generalmente llegamos a acuerdos para que hagan ciertas actividades entre sesiones. En algunas ocasiones cuando una actividad les resulta difícil, sin llegar a serlo demasiado, suelo decirles que si no la realizan debemos dejar el proceso. Hasta el día de hoy todos han llevado a cabo la acción simplemente porque dejar las sesiones les resulta más doloroso que llevar a cabo la acción.  En este caso yo uso un refuerzo para evitar algo negativo, pero se puede trabajar con refuerzos positivos.

Si tu cerebro no te permite llegar a ver los resultados a largo plazo de una acción y con ello te resulta difícil encontrar la motivación para realizarla modifica tu entorno para llevarla a cabo. Si quieres empezar a hacer deporte intenta quedar con un amigo, llevar música o cualquier otro aspecto que te permita empezar a sentir una recompensa con la acción o empezar a verla como algo más placentero. Si estás empezando a trabajar hacia un objetivo y te resulta difícil seguir motivado concédete pequeñas recompensas. Márcate unos objetivos diarios y en caso de conseguirlos concédete momentos de bienestar y no olvides centrarte en los beneficios a largo plazo.

Debes crear un entorno en el que te resulte más fácil seguir motivado. Si quieres perder peso busca fotos de personas que tengan un físico parecido al que quieres tener tú, cada día que comas sano concédete una pequeña recompensa como ver una serie que te guste, quedar con un amigo o amiga o cualquier cosa que no sea perjudicial para ti y te haga sentir placer y bienestar. Si haces esto durante el tiempo suficiente tu cuerpo dejará de resistirse tanto y comer sano empezará a convertirse en un hábito en tu vida, cuando empieces a sentir los beneficios en tu propio cuerpo la motivación comenzará a aumentar considerablemente.

También puedes emplear el evitar una situación más negativa. Márcate un objetivo diario y a la vez indica una acción que realmente detestas, que intentas evitar siempre que puedas. En caso de no llevar a cabo el objetivo deberás hacer aquello que tanto odias y si estás comprometido contigo mismo y eres capaz de hacerlo puedes estar seguro que no tardarás en actuar para lograr esos objetivos diarios ya que tu cerebro empezará a sentir que son más positivos que la otra alternativa. Esto puedes aplicarlo a cualquier ámbito de tu vida.