Cómo mantener la actitud adecuada durante un divorcio

Cómo mantener la actitud adecuada durante un divorcio

800 412 ProactiveLife

Un divorcio es capaz de sacar lo peor de las personas y se pueden llegar a dar situaciones que en otros contextos resultarían incomprensibles. Un aspecto importante a tener en cuenta es el de hacerse responsable del propio comportamiento durante el proceso. Un divorcio no es una guerra aunque en muchos casos acabe siéndolo y ser capaz de mantener en todo momento la calma y un comportamiento adecuado es un signo inequívoco de seguridad y fuerza emocional.

 

Una realidad difícil de entender

 

Resulta difícil explicar que en muchas ocasiones personas que poco tiempo atrás eran compañeros de vida y se estaban abrazando ahora se tratan de la manera más humillante y moralmente deleznable. Eso desgraciadamente forma parte de la vida pero no quiere decir que haya que dejarse arrastrar por ese comportamiento. Cada persona es diferente y cada proceso de divorcio es único, pero partir de unas ideas básicas puede ayudar a que el proceso resulte más fácil y menos traumático para todas las partes.

Al igual que una relación un divorcio depende del comportamiento de dos partes, con lo que si la otra persona se niega a actuar con cordura y moderación tú no puedes hacer absolutamente nada. Aún así tu comportamiento debería reflejar unos valores y una personalidad que te permitan minimizar el daño que puede hacer el proceso tanto en tus hijos como en ti mismo.

 

Siempre debes mantener el respeto

 

Una de las bases para atravesar el divorcio es no emplear expresiones irrepestuosas o que puedan resultar vejatorias hacia tu expareja. Si tienes rencor o alguna otra emoción negativa hacia la otra persona la manera correcta de procesarlo no es empleando el divorcio como arma.

Durante el divorcio tu comportamiento puede llegar a ser analizado con lupa y cada error puede salir muy caro. Si te comportas de una manera correcta y cuidas tu lenguaje estarás actuando como una persona razonable independientemente del comportamiento de la otra persona.

Si tienes hijos es importante recordar que lo más deseable es que vuestra relación como padres no se vea afectada pero abrir heridas muy profundas va a hacer que eso resulte casi imposible. El tiempo mitiga las consecuencias pero hay situaciones que ni el tiempo puede cambiar.

 

Las decisiones judiciales siempre se deben acatar hasta el mínimo detalle

 

Es fundamental respetar las decisiones judiciales. Hay algunas sentencias que pueden llegar a ser muy dolorosas, especialmente cuando hay hijos, pero debes aceptar que eso está fuera de tu alcance.

Contradecir una resolución judicial solamente te traerá problemas y reflejará que eres una persona problemática. Eso te perjudicará enormemente de cara a intentar cambiar la situación en el futuro.

 

No critiques o faltes al respeto a tu expareja ante los demás

 

Muchas personas, durante el proceso de divorcio, insultan y menosprecian a la otra persona ante todo el que le quiere escuchar. Si la otra persona realmente es dañina puedes comentarle su comportamiento a tu círculo más cercano pero es recomendable limitarse a hablar del comportamiento, sin juzgar ni faltar al respeto.

Cuando una persona acusa, menosprecia o insulta a otra normalmente su opinión será tomada con reservas si no hay pruebas contundentes. Si sientes cierta animadversión hacia la otra persona no lo alimentes más, controla tu comportamiento y con ello minimizarás el impacto emocional del proceso.

 

La privacidad siempre se debe respetar

 

Respetar la privacidad de la otra persona también es algo a tener en cuenta. Independientemente de quién ha tomado la decisión de romper la relación debes desaparecer por completo de la vida de la otra persona si no tenéis hijos.

No busques información en redes sociales ni hagas preguntas. Esa persona tiene derecho a hacer su vida a su manera y nadie tiene debe juzgarla o inmiscuirse en ella.

Tú debes centrarte en tu vida y aceptar que esa persona ya no forma parte de ella, introduce nuevas ideas en tu mente y no te centres en el pasado solo así podrás avanzar.

 

La relación después de la separación cuando hay hijos

 

Si tenéis hijos lo más deseable es que podáis compartir algunos momentos y tener una comunicación fluida. Si ambos os habéis comportado de manera respetuosa no debería resultar muy difícil.

Durante las conversaciones no es recomendable sacar a relucir la relación pasada salvo que la otra persona lo haga y no te resulte incómodo. Siempre es más recomendable limitarse a hablar de los hijos o a situaciones sin importancia donde no haya emociones involucradas.

Hay casos donde la relación tras la ruptura es mucho mejor que durante la convivencia y en ocasiones eso lleva a algunas personas a replantearse la situación. El primer paso debe darlo la persona que decidió la separación, de lo contrario la buena relación se puede llegar a deteriorar. Si no te sientes cómodo porque aún tienes sentimientos por tu exmujer intenta limitar al máximo los momentos que pasáis juntos aunque en ocasiones será necesario hacer un esfuerzo por tus hijos.

 

Ten el control de la situación

 

 Cuando eres capaz de actuar movido por tus valores y demuestras cordura y sensatez tu comportamiento no dependerá de otra persona. De ese modo estarás manteniendo intacta tu capacidad de actuar acorde a tus principios. Por el contrario, cuando permites que el comportamiento de otra persona o tus propias emociones dicten tus actos sentirás que no tienes el control y una persona que acepta que no tiene el control no se verá capaz de mejorar su entorno ni sus circunstancias.

Y recuerda, si estás pasando un proceso de divorcio te invito a que te pongas en contacto conmigo haciendo clic en el siguiente enlace: contacto.

Sin compromiso atenderé tu petición.

Contacta conmigo sin compromiso

[/vc_column_text]

[/vc_column][/vc_row]