Empezar de cero

Featured Video Play Icon

Empezar de cero

480 360 ProactiveLife

Es difícil mantenerse firme cuando la vida te golpea y tienes que empezar a construir algo nuevo. Es duro cuando pierdes tu trabajo, cuando tu pareja te dice que ya no quiere que estés en su vida, cuando pierdes a alguien a quien querías y sabes que ya no volverá a tu vida. La vida es difícil en ocasiones y no hay absolutamente nada que podamos hacer al respecto salvo seguir adelante.

 Aceptar el dolor

Algo que aprendí, quizás demasiado tarde, es que el dolor es algo inherente a la vida, en ocasiones hay que vivir con dolor. Luchar por evitar ese dolor, por eliminarlo completamente, puede llevar a aumentarlo y prolongarlo mucho más de lo necesario. Cuando te centras en el dolor, cuando piensas que solo deseas dejar de sentirlo estás haciendo que siga en tu mente. El verdadero objetivo es sentir el dolor y seguir adelante, seguir trabajando, seguir esforzándote y para poder lograrlo debes encontrar tu por qué.

Encuentra tu por qué

Debes buscar tu motivo para seguir adelante, encontrar algo que haga que merezca la pena seguir luchando, a pesar del dolor, de las dudas, de la incertidumbre, del malestar. Debes sentarte y empezar a diseñar tu vida en aquellas áreas en las que deseas mejorar, debes escribir unos objetivos realistas, claros y bien definidos de manera que cuando te levantes por la mañana no tengas que pensar cada día qué vas a hacer o por qué. Diseña tu vida hasta el más mínimo detalle.

Ahora puede que algunos objetivos te parezcan muy difíciles y no te sientas capaz de llevarlos a cabo. Esa sensación es normal, cuando pierdes algo importante en tu vida, ya sea un trabajo, una pareja o cualquier otra cosa relevante para ti, tu autoestima normalmente disminuirá. Muchas acciones las verás ahora como muros insalvables, ese es el motivo por el que debes comenzar por pequeños logros.

Los objetivos a medio o largo plazo son fundamentales, pero igual de importante es definir pequeños objetivos, pequeñas acciones para cada día, acciones que te permitan acercarte a ese objetivo. Cuando empieces tu camino empezarás a ver los muros cada vez más pequeños y cuando llegue el momento de enfrentarte a situaciones difíciles solamente piensa en tu objetivo y en que esas acciones son las que te permitirán acercarte a él y lograr alcanzarlo.

Rodéate de ideas y personas positivas

Si te sientes paralizado y sientes que tú solo no vas a poder, rodéate de estímulos positivos. Busca un coach que te guíe y te asesore en tu camino, mi trabajo como coach consiste en ayudar a los demás a seguir adelante, a superar barreras y en definitiva a mejorar su vida. En ocasiones en circunstancias muy difíciles. Si te sientes deprimido e incapaz de controlar tu malestar acude a un psicólogo, pero nunca permitas que el dolor te paralice, nunca. Cada pequeña acción que lleves a cabo para progresar estás acortando el tiempo de ese dolor.

 A veces hay que pensar en la vida como un combate de boxeo. La vida te va a golpear, es inevitable, y en ocasiones el golpe va a ser muy doloroso pero la capacidad de aguantar y seguir de pie es lo que marca la diferencia. El dolor es como una mochila que llevas en la espalda y correr con esa mochila es mucho más duro pero la realidad es que si empiezas a correr con ella y sigues avanzando y cuando sientas que ya no puedes más sigues avanzando un poco más llegará el momento en que te acostumbrarás al peso y cada vez correrás más tiempo e irás más lejos.

Sigue tu camino

El verdadero fracaso no se encuentra en no haber logrado un objetivo o en perder algo importante en tu vida. El fracaso radica en permanecer inmóvil mientras tu vida pasa y te limitas a sentir tu dolor permitiendo que ese dolor se apodere de ti y de tu voluntad y que acabe definiéndote como persona. Una persona que tiene un objetivo en su mente y actúa para conseguirlo no se puede identificar con el dolor, sino al contrario. El éxito no se logra sin atravesar tiempos difíciles, en ocasiones la percepción de la realidad propia nos hace pensar que sí, que la gente que ha llegado lejos lo ha tenido todo muy fácil, y que cada acción que han llevado a cabo les ha salido bien, pero te puedo garantizar que no es así.

Empezar de cero es muy duro, permanecer inmóvil lamentándose y viviendo en el dolor y en la pérdida lo hace aún mucho más duro. Escribir objetivos, diseñar un plan para lograrlos y dividir ese plan en acciones diarias es la manera de seguir adelante. No te centres en el dolor, ese es tu viejo yo luchando por vivir, trabaja tu nuevo yo, tu interior, y actúa en el mundo real.

 Dedica un tiempo, el que sea necesario, a pensar ideas y luego actúa, trasládalas al plano físico. Si funcionan sigue adelante sino piensa nuevas maneras de hacerlo. Es posible que creas que la gente que llega lejos, la gente que ha alcanzado sus objetivos y disfrutan de un nivel de vida muy elevado tiene unas cualidades especiales o que son superiores. La verdad es que la principal diferencia radica en las ideas y en la fe en uno mismo.

 Si aceptas el fracaso y el dolor como algo propio e inevitable de estar vivo y eres capaz de seguir adelante ante cualquier circunstancia de manera firme, puedes estar seguro que solo es cuestión de tiempo antes que logres llegar donde ahora te parece imposible.