No Contactes con tu Ex

Featured Video Play Icon

No Contactes con tu Ex

1280 720 ProactiveLife

Cuando una persona decide que quiere irse de tu vida el dolor que puedes sentir es muy profundo y lacerante. Esto hace que en muchas ocasiones el elevado nivel de ansiedad que se genera haga que se lleven a cabo acciones que al final acaban siendo contraproducentes y el mayor impedimento para dejar atrás la ruptura.

Sin ninguna duda el más habitual y más grave error es el de emplear cualquier excusa para contactar con la exnovia o exmujer o, lo que es más grave y a la postre doloroso, para pedir otra oportunidad.

Aquí tienes las cinco razones principales por las que NUNCA debes contactar con tu ex, salvo en los casos donde hay hijos en común y te ciñas exclusivamente a ese tema:

1.- Le das poder a otra persona sobre tu vida

Cuando contactas con una mujer que te ha dejado lo que estás transmitiendo es que la necesitas para sentirte bien, que no sabes hacerlo solo. Por muy duro que resulte debes aprender a volver a sentir bienestar sin esa persona. Si contactas con ella estarás validando la idea de que la necesitas y tu cerebro seguirá pensando así hasta que le demuestres lo contrario. Si le das el poder a otra persona para mejorar tu vida estás abocado al fracaso.

Sentir mucho dolor o malestar no te resta ni un ápice del poder de controlar tu vida, actuar sobre ese dolor de la manera equivocada sí. Aprende a sentir el dolor de una manera sana y madura sin darle el poder de superarlo a otra persona, especialmente a alguien que ya no desea estar en tu vida.

2.- Vives en una fantasía

El primer paso para poder superar una situación difícil es aceptarla. Si tu mente empieza a elucubrar sobre un mundo de fantasía alejado de la realidad solo conseguirás alejarte más y más de tu futuro y de tu nueva vida. La mujer con la que compartías tu vida ya no quiere estar contigo y el dolor que tú sientas no va a cambiar eso. La vida ideal que te gustaría tener a su lado no existe y si intentas contactar con ella estarás negando la realidad y alimentando esa fantasía. Acepta la realidad y te resultará mucho más sencillo sentir el dolor para posteriormente superarlo.

3.- Las consecuencias pueden ser muy dolorosas

Vamos a suponer que al final mandas un mensaje a tu ex. Por ejemplo le dices que le hechas mucho de menos y que te gustaría volver a estar juntos. Si eres sincero contigo mismo ¿qué crees que ocurrirá después? Lo más habitual es que te ignore o que te diga algo que aumentará considerablemente tu dolor. Ella ya te ha dicho que no quiere que estés en su vida, ¿te gustaría volver a escucharlo? lo más lógico es que no. Si ella te ha dejado ya sabe que quieres estar con ella, sino la habrías dejado tú. Eso también te hará perder mucho valor no solo ante ella, que a estas alturas suele ser irrelevante, sino ante ti mismo.

Si después de la ruptura tu autoestima ya está tocada ahora va a estar mucho peor. Te sentirás mal no solo por la ruptura, sino por el mensaje que has enviado en un momento de debilidad. Eso agravará tu malestar, aumentará la ansiedad y reducirá tu autoestima. Si una persona quiere que estés en su vida va a contactar contigo, eso tenlo por seguro. Esa es la única realidad, aunque esa idea de amor romántico de las canciones y las películas te hagan creer que sufrir por una mujer es una prueba de amor. Al contrario, es una prueba de poco amor, en este caso hacia ti mismo. Si alguien no quiere estar en tu vida abre la puerta de par en par y sigue adelante.

4.- Eso va a retrasar la recuperación

No solo es importante no contactar, sino romper cualquier estímulo relacionado con la expareja. Cuando todos los recuerdos desaparecen de tu vida solo es cuestión de tiempo antes de que desaparezcan de tu mente. Esa persona ahora solo existe en tu mente, cuando consigas borrarla de ahí se habrá ido para siempre. Eso no lo podrás conseguir mientras tus acciones estén condicionadas por su presencia o los recuerdos de una relación que probablemente no era tan idílica como tu cerebro te quiere hacer creer.

5.- Estarás estancado

Hay una diferencia entre que algo te resulte doloroso y que vivas en el dolor. Vivir en el dolor significa repetir una y otra vez acciones relacionadas con lo que te causó el dolor. Si actúas sobre tu pasado no podrás actuar sobre tu futuro. La mujer con la que tenías una relación ya no está en tu vida, forma parte de tu pasado. Para poder estar en el presente debes decir adiós, rodearte de gente que sí quiere estar contigo y lo más importante, avanzar y progresar en tu vida hasta que logres volver a sentirte bien.