Testimonios

Lo que dicen de mí

Valoraciones y opiniones

 Acudimos a Carlos tras probar con otro profesional sin obtener resultados, una amiga me había hablado de él y por eso comenzamos las sesiones. Al principio mi marido era muy escéptico y me resultó difícil convencerle pero en la primera sesión Carlos nos transmitió una imagen muy profesional y decidimos comenzar el proceso. 

 En muy poco tiempo empezamos a sentirnos mejor juntos, pero de una manera tan natural que casi ni nos dimos cuenta. Creo que las actividades entre sesiones y las lecturas fueron fundamentales para mejorar, el hecho de entender lo que nos estaba ocurriendo también fue muy importante. Carlos explica las cosas de una manera muy sencilla y casi sin darte cuenta hace que veas las cosas desde una nueva perspectiva. Ahora cuidar nuestra relación es una prioridad para los dos, mi marido es mucho más atento y detallista y yo también he aprendido a aceptar su manera de ser sin juzgar ni criticar. Estamos seguros de que Carlos puede ayudar a cualquier pareja que atraviese por momentos difíciles como nos ayudó a nosotros.  

Victoria Mateo y Eduardo Gil

“Cuando el alumno está preparado el maestro aparece”

Comienzo con esta frase porque me marcó mucho en el inicio de las sesiones, no entendía muy bien dónde me estaba metiendo ni en qué consistía. Sabía que algo iba mal en mi vida, estaba triste, agobiada, desganada, desilusionada, muy mal. Hacía las cosas automáticas, desde que me levantaba hasta que sin darme cuenta era la hora de volver a dormir.

La primera vez que escuché a Carlos decir, “es normal, tienes el cerebro secuestrado”, hubo un aluvión de pensamientos, que por supuesto tuve que ordenar y entender, más adelante todo se fue aclarando. Por supuesto que tuve muchos días duros en los que parecía que me iba a rendir, pero siempre tenía en mi mente -¡puedo cambiar! – ¡puedo ser lo que yo quiera! Con mucha ayuda y los conocimientos que Carlos me transmitió y las sesiones tan amenas fui creciendo poco a poco. Me liberaba, me desenganchaba, me transformaba. Empecé a observar desde otra perspectiva. Ahora me siento fuerte y empiezo a apreciar la vida, mi alrededor, a mi misma de otra manera. Actúo diferente, sé que siempre he sido capaz pero no lo veía. Quiero seguir siendo libre y actuar según mis valores, seguir creciendo en mi interior y comprender que yo tengo las riendas. 

 Gracias Carlos por tu calma, tu comprensión, tus conocimientos, tu generosidad y tu saber expresar y por creer en mi, es muy difícil decirlo en pocas palabras…

Begoña Bra

La verdad es que al principio tenía muchas dudas de que esto fuese a ayudarme, pensé que era palabrería sin mucho más. Al conocer a Carlos me pareció muy profesional y sabiendo que durante el primer mes tenía derecho a un rembolso del dinero pensé que no tenía nada que perder.

No sé muy bien cómo pero al poco tiempo empecé a sentirme mucho más animado, las actividades semanales que Carlos me mandaba cada vez me costaban menos esfuerzo y cuando empecé a comprender por qué me sentía tan hundido y como mi cerebro era el responsable y no tanto la situación en sí aprendí a distanciarme de mis pensamientos. Creo que mi divorcio fue la época más difícil de mi vida, me sentía completamente hundido y sin autoestima. Ahora he aprendido a centrarme en mi vida, aunque tengo algún momento donde pienso en el pasado puedo decidir si es bueno aceptarlo y sentirme mal para desahogarme o seguir con mi vida. Sin duda recomendaría a Carlos a cualquiera que pase lo que yo pasé, principalmente por su profesionalidad y su capacidad de explicar de manera simple y amena cómo cambiar la manera de pensar.

Alberto López

Las personas tendemos a buscar sitios donde nos den consejos y nos digan lo que tenemos que hacer en nuestra vida cuando las cosas no nos van bien. La mayoría de veces no confiamos en nosotros mismos y en nuestra capacidad para buscar soluciones. La mayoría de profesionales te ayudan con medicación y ejercicios sin un trasfondo, pero no te explican lo más importante, cómo controlar tu cerebro y saber cómo funciona. 

Gracias a Carlos y a sus sesiones de coaching estoy aprendiendo a controlarlo, lo que provoca en mí una mejora de mi autoestima y un cambio en mi manera de ver el mundo. Su implicación, humanidad, esfuerzo y trabajo, entre otras cosas, hacen de él un profesional diferente y capaz de ayudarte en todos los ámbitos de la vida. Llegué a él gracias al destino y ha sido toda una suerte conocerle y poder ser ayudada por él. 

Paula Blanco